UN ALCORCÓN LIMPIO

El estado de abandono y de suciedad de nuestra ciudad es una de las principales evidencias de la política de ruina que David Pérez ha instalado como norma en nuestro municipio. La suciedad es sólo la consecuencia más directa y catastrófica de una política de desidia, abandono y castigo hacia el municipio. Esto puede observarse en todos los ámbitos: montones de basura acumuladas, islas ecológicas sin reparar, infraestructura y maquinaria de la limpieza estropeada, aceras levantadas, sistemas de climatización de los centros públicos sin funcionar, etc.

Una política de amor hacia Alcorcón está obligada a tomar la iniciativa ante esta situación. Por eso, lograr un Alcorcón limpio es uno de los ejes estratégicos de nuestro proyecto de ciudad. Limpiar Alcorcón de basura, pero también de abandono, de deterioro o de pasividad.
Para lograrlo contamos con una hoja de ruta con dos partes. En primer lugar, un plan general de limpieza. En segundo lugar, un plan específico para la empresa pública.

  1. Plan general de limpieza

El plan general de limpieza busca reorientar la manera en que el Ayuntamiento enfoca esta área de trabajo, con el objetivo de maximizar su rendimiento para lograr los objetivos que una ciudad como Alcorcón necesita.

Nuestra ciudad no ha dejado de crecer en las últimas décadas. Nuevas personas han venido a vivir con nosotras y nuevas zonas de la ciudad han sido urbanizadas. Sin embargo, el Ayuntamiento no ha estado a la altura, y no ha sido capaz de adaptarse ante esta nueva situación. Completamente superados por las circunstancias sólo han ofrecido ruina, menos medios, menos infraestructura y muchas más excusas.

Nuestro plan general de limpieza se compone de cinco ejes:

1.1 Garantizar las infraestructuras necesarias para asegurar la limpieza

  • Construir un nuevo taller y un cantón en el Ensanche Sur.
  • Estructurar la plantilla en acuerdo con la parte social, para optimizar el rendimiento.
  • Ampliar la plantilla acorde a las nuevas necesidades de limpieza del municipio.
  • Implantar el turno de noche en el taller.

1.2 Reorganización de la gestión y de los medios de la plantilla

  • Implementar el barrido mixto y favorecer la coordinación entre concejalías de seguridad, mantenimiento y medioambiente.

  • Aprovechar la oportunidad pionera de incorporar el quinto cubo.

  • Nueva ordenanza de muebles que regule los días y las horas para depositarlos y recogerlos.

  • Reorganización de rutas para adaptarlas a las nuevas necesidades del municipio, teniendo en cuenta los cambios acontecidos durante estos últimos años, pero también la vida de la ciudad dependiendo del momento del año en el que nos encontremos, festividades, etc.

1.3 Mantenimiento cotidiano para las islas ecológicas

  • Acción de choque inmediata para reparar todas las islas ecológicas deterioradas.

  • Protocolo para la limpieza y el mantenimiento regular de las islas ecológicas.

1.4 Proporcionar los medios de trabajo para el aprovechamiento de ESMASA

  • 15 camiones pluma.

  • 8 volquetes.

  • 6 camiones convencionales.

  • 3 camiones para el cambio de caja.

  • 3 camiones de caja abierta.

  • 12 barredoras.

  • 3 baldeadoras.

  • 8 vehículos de oficios y sopladoras.

1.5 Sacar rentabilidad a las encomiendas

  • Dotarlas de medios humanos y materiales suficientes.

  • Asumirlas como medio propio.

  • Sacarles rentabilidad ofreciendo el producto hacia fuera y hacia dentro del Ayuntamiento.

  • Recuperar en 2021 la gestión del alumbrado público, que anteriores administraciones regalaron a la empresa privada Etralux.

  • Remodelación de las dependencias (por ejemplo, las de San Pedro Bautista).

  1. Plan específico para la Empresa pública de recogida de residuos (ESMASA)

En Alcorcón contamos con una ventaja diferencial y es que aún tenemos una empresa pública que se encarga del tratamiento de residuos. A diferencia de otros municipios, dónde este servicio ha sido externalizado y lo público fue liquidado para amortizar deuda, en Alcorcón tenemos una ventaja que nos permite abordar la limpieza directamente sin intermediarios e intervenir mediante una empresa pública, escapando parcialmente de las restricciones impuestas por Hacienda y los dictados de la austeridad.

Con una buena reorganización, la empresa puede garantizar la limpieza normal de la ciudad en tan solo un año. Tanto es así, que nuestro candidato a alcalde se ha comprometido a lograrlo cuando gobierne y si no, dimitirá.
Pero las potencialidades van más allá. ESMASA puede convertirse en un enclave estratégico para construir una ciudad próspera, con oportunidades, generadora de riquezas y garante de un futuro común para nuestras vecinas y vecinos.

2.1. ¿Cómo vamos a mejorar la limpieza el primer año?

  • Aprovechando la ventaja de la empresa pública. Es más rentable porque las vecinas y vecinos nos ahorramos el 21% de IVA de las subcontratas y el beneficio empresarial revierte directamente a la empresa.

  • Actualizando y mejorando el precio público para ofrecer servicio a comercios y particulares.

  • Instalando un nuevo sistema de controles para asegurar un buen servicio.

  • Adquiriendo contenedores de obra.

  • Ofreciendo la pintura horizontal.

  • Comprando una compactadora.

  • Comprando una trituradora.

  • Recuperando la venta de chatarra y separando el producto final.

  • Recuperando el servicio de recogida puerta a puerta del cartón.

  • Trabajando un protocolo de buen servicio al comercio (potenciando la recogida en los locales).

  • Sacando rentabilidad a las encomiendas (en la línea señalada en el anterior apartado).

2.2 ¿Cómo vamos a hacer que la empresa pública se convierta en estratégica para Alcorcón?

  • Convirtiendo ESMASA en una empresa pública de servicios, pero que también sea productiva.
  • Sacando rentabilidad al plástico.
  • Recuperando el tratamiento del vidrio.
  • Instalando la limpieza, el reciclaje y la recuperación como motor de beneficio común para la ciudad mediante campañas activas y pasivas de sensibilización para la ciudadanía.

UNA CIUDAD INCLUSIVA Y LIBRE DE VIOLENCIAS MACHISTAS Y LGTBIFOBIA.

La inclusión es un criterio que medio el grado de libertad y convivencia de una comunidad determinada. Alcorcón tiene un municipio tolerante, abierto y consciente del riesgo que entrañan los grandes problemas de odio que enfrenta nuestra sociedad contemporánea. Sin embargo, nuestro alcalde y su equipo de gobierno son conocidos por agitar el odio como bandera política, declaraciones inaceptables sobre las mujeres y un hostigamiento a colectivos como el LGTBI, ocultando su bandera en un vestíbulo durante el día del Orgullo con el único objetivo de que se sientan incómodos en esta ciudad, que es su casa.

El 8 de marzo y los Ayuntamientos del cambio nos han mostrado el camino, pero queda mucho por hacer. El nuevo sentido común feminista nos marca orientaciones generales para combatir la desigualdad y obtener mayores cotas de tolerancia y de libertad. Hoy, el reto de las fuerzas políticas democráticas y las administraciones contemporáneas pasa por incorporar ese nuevo sentido común en forma de políticas públicas útiles para nuestras vecinas y vecinos.

Abordamos la inclusión como principio, entendiendo que el objetivo principal es que en nuestra ciudad toda vecina y vecino pueda sentirse como en su casa. Todo el mundo debe vivir libremente sin importar su género, orientación sexual o procedencia. Alcorcón es una ciudad abierta, amable e inclusiva, dónde la diferencia es un valor que se cuida para convertirnos en un municipio más enriquecedor, justo y moderno.

Crear una concejalía de feminismos y LGTBI, similar a la que puso en marcha el Ayuntamiento de Barcelona. Los diálogos fluidos con la segunda ciudad de España nos han facilitado ya la hoja de ruta para tenerla en funcionamiento.

  • Reestructurar la gestión de la ciudad para colocar los cuidados en el centro.
  • Asegurar la coordinación entre la Policía Municipal y la Casa de la Mujer.
  • Garantizar una mayor inversión en la protección de las víctimas de violencia machista.
  • Un plan de choque contra la violencia de género y la violencia sexual, que contará con un equipo multidisciplinar de atención a víctimas, una unidad especializada de la policía municipal, una red de casas de acogida y puntos de asesoramiento para las víctimas de violencia de género.
  • Puesta en marcha de un programa de asistencia a hombres para promover un modelo relacional de equidad de género.

UNA ECONOMÍA DONDE LA RIQUEZA FLUYA HACIA LAS FAMILIAS

El desarrollo económico es la piedra angular del futuro de los municipios. La actitud de la ruina ha sido la de desentenderse, improvisar y dejar a la suerte el impacto económico de las iniciativas en la ciudad. Nuestro proyecto de cambio reivindica la proactividad de las instituciones, confía en el Ayuntamiento como dinamizador de la economía, cree en los proyectos como forma de empujar hacia el cambio de modelo productivo y en los acuerdos para promover actividades de alto valor añadido como la mejor garantía para ordenar la actividad económica, asegurándonos que las riquezas fluyan hacia las familias de Alcorcón.

Un Ayuntamiento contagiado de espíritu emprendedor, una empresa pública fortalecida, un instituto de empleo (IMEPE) a pleno rendimiento y una alcaldía con la intención de alcanzar compromisos beneficiosos para la ciudad son nuestra apuesta para asegurar que, de cada euro de riqueza generado en la ciudad, se quede el máximo posible en sus familias. Hoy, no existe ningún control sobre las inversiones, se instalan iniciativas sin ningún control sobre qué tipo de condiciones laborales se practican y los beneficios se escapan hacia paraísos fiscales. El impacto sobre el municipio es reducido.

Nuestro eje económico de proyecto de ciudad da la vuelta a esta concepción. Proactividad para generar iniciativas que fortalezcan la fluidez de riquezas hacia las familias del municipio, en forma de salarios suficientes, nuevos nichos de negocios para las PYMES, ganancias para el comercio local y beneficios cooperativos.

  1. Un Alcorcón tecnológico

  • Instalar un polo tecnológico en Alcorcón, que ofrezca actividades de alto valor añadido e impulse el I+D+I. Para así convertir a nuestra ciudad en un referente de la industria de última generación.
  • Poner en marcha los compromisos alcanzados por Jesús Santos con Toulouse Metrópole, el Polo Tecnológico de Rosario o la industria del reciclaje de Avellaneda.
  • Convertir el CREAA en un espacio para la promoción del I+D+I, mediante el acuerdo con Universidades Públicas para desarrollar iniciativas de estas características. Tal como hemos hecho con las conversaciones mantenidas con la Universidad Rey Juan Carlos o la Universidad Complutense de Madrid estos últimos cuatro años.
  1. Un Alcorcón dónde las familias mejoren su nivel de vida
  • Fortalecer el instituto municipal de empleo (IMEPE) convirtiéndolo en un dinamizador de empleo en nuestra ciudad. Consolidaremos una bolsa de empleo para asegurar que, en las iniciativas económicas que se pongan en marcha de nuestra ciudad, haya porcentaje de contratación dónde la prioridad sea para residentes en el municipio.
  • Plan de empleo juvenil, para ayudar a las y los jóvenes de Alcorcón que busquen su primer empleo a que lo encuentren, en coordinación directo con las empresas del municipio y las nuevas iniciativas económicas que instalemos.
  • Mesa de diálogo con el comercio local y de cercanía para que sean partícipes y beneficiarios de los nuevos proyectos puestos en marcha en la ciudad.

UN ALCORCÓN EN SINTONÍA CON EL DERECHO CONSTITUCIONAL A LA VIVIENDA.

Un derecho constitucional regularmente violentado durante todos estos años ha sido el de la vivienda. Si bien esto ha sido la norma, la actitud y la relación de las administraciones frente a este derecho permiten escrutar si se han colocado en sintonía con este derecho constitucional o se han colocado fuera de él.

El balance de ocho años de gestión de los populares nos deja un enorme titular: la liquidación de la empresa municipal de la vivienda (EMGIASA), el Ayuntamiento se ha desposeído de su mejor herramienta para combatir la especulación en la compraventa y alquiler de la vivienda.

  • Alquiler social a precios asequibles para combatir la burbuja.
  • Recuperar parques de vivienda social.
  • Plan para facilitar el acceso de jóvenes a la emancipación.

UN ALCORCÓN DÓNDE SE PROTEJA A LAS FAMILIAS

La protección social debe ser uno de los principios irrenunciables de Alcorcón. Asegurar el bienestar básico es un principio inseparable de la vida en libertad y de la potencial prosperidad de nuestro municipio.

Durante las últimas dos legislaturas hemos atravesado una coyuntura económica especialmente complicada, con causas que trascienden el ámbito municipal.

Sin embargo, lejos de fortalecer los mecanismos de protección social, el equipo de gobierno del Partido Popular las ha desarticulado y se ha olvidado de ellas.

Hoy tenemos el reto de construir herramientas de protección social a la altura de adversidades económicas de gran calado. El Ayuntamiento, como institución más cercana, tiene que garantizar el derecho más básico a la subsistencia, para que nadie se quede atrás.

  • Anulación del “tarifazo” sobre la factura del agua y convocatoria de la Comisión de seguimiento del Convenio con el Canal Isabel II para negociar una alternativa.
  • Ofrecer alternativa habitacional frente a los desahucios.
  • Bonos sociales para abaratar las facturas del agua y la luz.
  • Red de comedores para garantizar tres comidas al día a todos los menores del municipio.
  • Acceso gratuito a material escolar.

UN ALCORCÓN COMPROMETIDO CON EL MEDIO AMBIENTE

Alcorcón no ha tenido ni un solo proyecto relativo a energías renovables ni referente a su compromiso medioambiental. En la actualidad, prácticamente la agenda de todas las administraciones incorpora esta cuestión, exceptuando la de David Pérez. Comprometer a nuestra ciudad con el desarrollo medioambiental no es sólo una preocupación con el futuro de la humanidad, sino una adaptación de las transformaciones que ya están revolucionando a nuestro mundo.

Nuestro planeta está atravesando transformaciones históricas. Ponernos a la vanguardia de estas es fundamental para estar a la altura frente a los retos económicos y sociales de nuestro tiempo. Estas transformaciones vienen acompañadas de legislación y directivas internacionales cada vez más estrictas con las actividades contaminantes y más tendiente a generar restricciones en este ámbito en diferentes niveles (por ejemplo, la movilidad).

Hoy está en el aire el concepto de transición energética.  ¿Quién y cómo se llevará a cabo? La respuesta a esta pregunta nos plantea un escenario donde estamos obligados a liderar esta transición en beneficio de nuestras vecinas y vecinos. Si somos capaces de adaptar a nuestro municipio a las necesidades medioambientales, no sólo estaremos contribuyendo a construir un mundo más justo, sino que estaremos anclando un factor diferencial, fundamental para construir comunidades socialmente más justas y espacios de negocio más competitivas.

Apostamos por una ciudad que sea capaz de ponerse en sintonía con el medioambiente a la vez que se hace más justa y es capaz de generar nuevos espacios de competitividad a este respecto.

  • Financiación de un bono social eléctrico para las familias más desfavorecidas de nuestro municipio, abaratando así la factura de la luz.
  • Creación de una comercializadora de energías renovables, poniendo en marcha el ejemplo que hemos traído de Barcelona Energía.
  • Puesta en marcha de una industria de reciclaje moderna y de última tecnología, aprovechando el compromiso firmado por Jesús Santos con el intendente de Avellaneda (Argentina) para adaptar las técnicas pioneras de su eco-punto.
  • Renovación progresiva de la flota de ESMASA a vehículos sostenibles, con el objetivo de anticiparnos a las restricciones al Gasoil cada vez más presentes en directivas, legislación y ordenanzas.
  • Incorporación de Alcorcón a la red C-40 de ciudades contra el cambio climático.